Historia

Historia | Vida en Ytarria | Religion | Tierras de Yrth | Descargas
Historia.jpg

Yrth Antes de los Humanos

Antes de la Banestorm, Yrth era el hogar de tres principales razas inteligentes – Enanos, Elfos, y Orcos – y varias clases menores relacionadas con ellas. Desde que la historia de Yrth ha sido registrada, enanos y los elfos se enfrentaban ocacionalmente, pero ambos grupos siempre detestaron a los Orcos.

La escrituras Enanas y Elficas no datan de tanto tiempo atrás como uno podría esperar para tales pueblos de tan largas vidas; la fecha más vieja es aproximadamente 200 A.C.
Sus pergaminos mas antiguos conciernen tribus luchando con un contratiempo u otro:
un cambio meteorológico masivo, una invasión de Orcos, o – lamentablemente a menudo – una guerra entre Elfos y Enanos.

Desde el cuarto siglo D.C., hasta medio milenio más tarde, Ytarria básicamente se había estabilizado. Zarak, que era más grande entonces, albergó a los Enanos quienes habían establecido pequeños asentamientos en otras sierras. Los Elfos sobre todo se mantuvieron en los bosques, que abarcaban enormes áreas en aquel tiempo: el Gran Bosque, el Bosque Negro, y el Bosque del Emperador son simplemente los vestigios de las parcelas forestales enormes que encubrieron el corazón del continente. Los Orcos vagaron por las tierras circundantes, de vez en cuando asaltando poblados Elficos y cuevas Enanas o quemando bosques para limpiarlos para la caza. Las relaciones entre Elfos y Enanos eran tan pacíficas como pudieron ser nunca; la última guerra había terminado hace siglos, y los habitantes de la montaña felizmente negociadas puntas de flecha y hojas de acero por carne fresca y verduras cultivadas al sol de la gente del bosque.

Surgimiento de los Elfos Oscuros

La mayor parte de los Elfos, como ahora, se ha llevado bastante bien con las otras razas que comparten su mundo. A pesar de haber combatido tanto Enanos como Orcos en el pasado, ellos pensaban en la paz como el estado natural de las cosas. Unos, sin embargo, eran menos tolerantes. Los que vivieron en el Bosque occidental de Ytarria – donde hoy tan sólo se encuentra el Gran Desierto – sufrían del constante hostigamiento de Orcos; unas tribus particularmente brutales de Orcos, armadas con armas Enanas robadas, casi exterminaron a estos Elfos alrededor de 350 D.C. Los sobrevivientes se desidieron a eliminar a los bandidos… y hacer algo sobre los Enanos también, independientemente de si los habitantes subterráneos merecían cualquier culpa para el daño hecho con las armas que les habían robado.

Estos sobrevivientes endurecidos formaron el núcleo de un movimiento que se llamó “Defensores de los Bosques Sombríos” En sus primeras décadas, el grupo era un culto local con poco uso para las cosas más finas de cultura Elfica. Sus guerreros dedicaron sus largas vidas al entrenamiento, la exploración y ocasionales crueles incursiones. Tuvieron éxito en arrazar o ahuyentar muchas tribus de Orcos cercanas. A medida que los años pasaron, algunos Defensores veteranos dejaron sus arcos y recogieron sus arpas, viajando a otra parte para decir sus cuentos de pérdida y exitosa venganza. Ganaron reclutas, haciéndose una facción significativa en la sociedad Elfica.

Alrededor del 400 D.C., los Defensores convencieron a los líderes de los Elfos de ir a la guerra contra los Enanos de Zarak. Zarakun consideró esto como completamente no provocado, y esta es la razón primaria por la que muchos Enanos todavía desconfían de a Elfos. La guerra termino cuando una delegación de paz de Zarak confrontó a los portavoces de los Defensores en el Alto Consejo de los Elfos. Los Defensores fueron desacreditados por muchas generaciones – y las generaciones de los Elfos son largas – pero no desaparecieron. En gran parte se retiraron a sus propias comunidades, concentradas una vez mas en el entrenamiento marcial. Ellos no volvieron a hablar de los Enanos, cuando entraron en el Alto Consejo. Hablaron siempre de los Orcos, los asesinos Orcos. Honraron sus propias habilidades de guerrero, y muchos realmente ganaron el nombre de Defensor, luchando por otras comunidades de Elfos amenazadas por incursiones de Orcos. Los Enanos no olvidaron sus previos excesos, pero la mayor parte de sus colegas Elfos comenzaron a ver a los Defensores simplemente como un culto de guerreros con grandes habilidades y dedicación.

Y los años pasaron, con los Defensores silenciosamente inclinándose al genocidio, pero sin lograrlo debido a la naturaleza prolífica de los Orcos. Los Defensores pensaban que habían borrado una tribu, sólo encontrarla de nuevo llena de fuerza 20 años más tarde. Alrededor del año 1000 D.C., decidieron buscar una solución más definitiva.

La Banestorm

Los Defensores contaban con muchos poderosos magos entre sus miembros.
Juntos ellos ensamblaron un hechizo para lanzar una despiadada plaga sobre los Orcos. La naturaleza original de esta plaga no es clara; juzgando por los resultados, el hechizo fue diseñado para enviar a todos los Orcos a otro mundo o invocar criaturas hostiles hacia los Orcos. Quizás fue solamente un “deseo” generalizado para algo que se encargara con el problema que eran los Orcos.

Sus magos más poderosos condujeron la hechizeria principal en un sitio de alto mana cerca del borde occidental del Bosque de Ytarria, cerca de lo que es ahora el centro del Gran Desierto. Otros hechiceros y aliados realizaron ceremonias de apoyo en comunidades a través del continente. El hechizo se armo durante semanas, llegando a su punto culminante el 26 de junio de 1050 D.C.

Este fallo. Calamitosamente. El masivo hechizo desató un torrente de llamaradas mágicas que chamuscó la mayor parte del bosque occidental y agotó el mana de unos cientos de unos miles de millas cuadradas. El efecto cayó a torrentes en las ceremonias de apoyo, reduciendo muchas comunidades Elficas a cenizas.
Después saltó a otros lugares de alto mana, no todos en territorio Elfico. Las llamas mágicas devastaron la tierra, bosques de quemando y creando nuevos desiertos.

Aún, a pesar del cataclismo, los Defensores sobrevivieron. Sus descendientes siguen persiguiendo sus objetivos originales, aunque en secreto. El desastre dio a los Defensores los dos nombres por los cuales Yrth los conoce hoy. Ahora sólo entre ellos se llaman los Defensores. Otros Elfos les llaman “Provocadores de la Tormenta” o la “Traedores de Tormenta” para abreviar.
Otras razas simplemente les llaman los Elfos Oscuros.

Historia

Banestormers darkbeto